Efraín Recinos y su obra universal

By admin 9 meses agoNo Comments
Home  /  Escritos  /  Efraín Recinos y su obra universal

Efraín Recinos y su obra universal
Por José Toledo Ordóñez

La revista USAC dedicó en 1988 un número a Efraín Recinos con motivo de haber sido homenajeado como Universitario Ilustre por la Universidad de San Carlos de Guatemala.
En la temática universalidad versus provincialismo, la tesis del editorial es que la que la llave de la universalidad de las obras de arte no está en la temática, la forma y el contenido de las mismas sino en su relación estructural con la historia y la cultura de un lugar específico. Entre otros ejemplos cita a Pedro Páramo de Juan Rulfo y El coronel no tiene quien le escriba de Gabriel García Márquez.

En los años sesenta se cuestionaba en Guatemala la imitación de corrientes de arte extranjeras. Recinos decía: “Eso a mí no me interesa, no quiero estar en la historia del arte occidental hecha en Europa y Nueva York, no; pero sí siento que si vamos a estar trabajando como maistros pintores y escultores aquí, tenemos que ser nosotros mismos. Alguien me puede decir: “Fíjese señor que usted está equivocado porque el arte es universal”. Entonces mi respuesta siempre ha sido: “Momentito compañero, la respuesta al arte es universal””.

Sabias palabras. El tema es cómo lograr esa respuesta. Hay dos formas básicas; Una, dentro de la creatividad y el esfuerzo. Otra, dentro de la mediocridad.

El arte es expresión y representación. En la representación está la técnica que nos hace reconocer el estilo del artista. Pero al artista lo reconocemos por sus ideas y sus sentimientos. Una obra con un concepto o un mensaje poderoso tiene más oportunidad de trascender y ser universal que otra que otra que se limita a la representación estética.

El arraigo es un elemento que no es indispensable pero puede ser determinante para que una obra adquiera carácter universal.
Descubrir al mundo recursos imaginativos de culturas remotas puede tener gran impacto. El arte africano inspiró a Picasso y Modigliani; la cultura Olmeca a Botero. Carlos Mérida hizo una genial interpretación cubista del arte precolombino.

El arte de shock es una forma mediocre de buscar respuesta universal. Vito Acconci, uno de los primeros artistas conceptuales, se masturbaba en público.

Efraín Recinos siempre tuvo claro que la libertad en el arte y cualquier otra actividad termina donde comienza el derecho de los demás.
Efraín Recinos me enseñó a defender el arte estético aunado a la verdad y los valores morales. Su obra es moralista. La lucha entre el bien y el mal están presentes en su trayectoria desde su inicio en la pintura como niño genio a los cinco años.
Se alejó de manifestaciones extremas del arte contemporáneo contrarias a los valores morales que atacan cualquier referencia sólida y estable de nuestra sociedad.

Recinos fue reconocido universalmente en 1965 por la revista Art in América, una de la más importantes del mundo. Publicó un artículo del famoso crítico de arte Selden Rodman titulado Arte en Centroamérica. “Recinos es probablemente el más audaz y ricamente dotado artista en Centroamérica” escribió Rodman. Se refirió a su originalísima pintura, su extraordinaria técnica y las formas revolucionarias de su escultura y arquitectura como aportes definitivos del arte contemporáneo guatemalteco al arte continental y universal “porque están nutridas de verdad”.

Aquí vemos otro concepto importante. Hegel dijo que “La verdad en el arte se manifiesta por la unión de lo sensible y la imagen y la superación de ambas en forma de concepto”. También acotó que “ninguna existencia real expresa lo ideal como lo hace el arte”.

No quiero dejar pasar el término audaz con que Rodman definió a Recinos.
La imaginación es el proceso mental que da origen a la imagen, la cual es inseparable de la interpretación. Los niños pueden escapar de la realidad con mucha facilidad. Hacen viajes imaginarios y tienen compañeros imaginarios.
Pero si un adulto es soñador, la cosa cambia. Lo idolatramos como a un genio o lo declaramos loco. Lo segundo es el peligro que corre un creativo audaz.

Quizás por esta contingencia y por la envidia Goya decía que “el arte es una aventura en un mundo desconocido que sólo puede ser explorado por quienes están dispuestos a asumir riesgos”.

Termino con dos citas:

“Si no hiciera al menos una locura al día me volvería loco”. Vicente Huidobro.

“Afortunadamente aún quedan locos en este mundo. Milagro fructífero es que se junten”. Mario Monteforte Toledo.

Category:
  Escritos
this post was shared 0 times
 000

Leave a Reply

Your email address will not be published.