Centavos de dólar

By admin 10 meses agoNo Comments
Home  /  Economía  /  Centavos de dólar

Centavos de dólar – Por José Toledo Ordóñez – 23 de marzo de 1998

Columna Cimientos – pepo@guate.net – Redactado para Prensa Libre

  Las autoridades del Banco de Guatemala consideran la posibilidad de emitir este año nuevamente monedas de 50 centavos y probablemente de un quetzal; los billetes de estas denominaciones se seguirán utilizando. Esto nos lleva a reflexionar sobre el valor metálico y el valor adquisitivo de la moneda y a concluir que las monedas debieron cambiarse hace años.

  En teoría, el valor del metal de la moneda es igual a su valor adquisitivo; o sea que está respaldada por sí misma.  Con los billetes o papel moneda es diferente: en un principio estaban respaldados por una cantidad de oro que se guardaba en el banco emisor, que podía ser cualquier banco particular. Posteriormente esta función fue confiada exclusivamente a los llamados bancos centrales controlados por el Estado.  Poco a poco, al ser garantizado su valor por ley y al ser de aceptación obligatoria el papel moneda se fue desligando de la garantía en oro; lo que respalda ahora a un billete es la  productividad del país. La moneda, en cambio, sigue siendo respaldada por el metal con el que fue hecha.

  En el año de 1981 el quetzal comenzó a devaluarse. Esto se debió a que el Gobierno para sufragar sus desproporcionados gastos comenzó a imprimir quetzales en grandes cantidades sin estar respaldados por el correspondiente aumento en la productividad del país. De esta manera el quetzal pasó de valer lo mismo que un dólar a tener un tipo de cambio de 6.20 a 1; para comprar un dólar ahora necesitamos poco más de 6 quetzales.

  Sin embargo, las monedas que ahora usamos son las mismas que teníamos antes de la devaluación; en otras palabras, esos centavos muchos desprecian equivalen a centavos de dólar: su valor metálico es más de seis veces superior a su valor adquisitivo. Mi buen amigo Elvidio Aldana lo sabe muy bien y colecciona centavos para hacerse una estatua de bronce de 20 toneladas; para ello necesita un millón de estas monedas. Un caso muy diferente es el de los billetes de 50 centavos que ahora cuesta más imprimirlos que el valor que representan.

  Antes de la devaluación brusca que tuvo nuestra moneda había una devaluación pequeña similar a la que tiene el dólar; esto hacía que se le fuera bajando valor a las monedas. La plata pura (1.000) no es manejable, por lo que generalmente se mezcla con un poco de cobre; la máxima pureza encontrada en monedas es de 0.950. En Guatemala las primeras monedas de plata eran de pureza 0.920; luego bajaron a 0.720 y finalmente a 0.620. Las monedas de plata al caer al suelo emiten un ruido similar al de un timbre al cual se le conoce como sonido argentino de la plata; las monedas falsas o de otros metales producen un ruido seco.

Las primeras monedas de 50 centavos eran de pureza 0.900; la gente las usaba para hacer joyas y hubo que descontinuarlas. Así se cumplió una vez más la Ley de Gresham que dice que la moneda mala desplaza a la buena; o sea que el público se queda con la buena y pone a circular la mala.

Si usted toma un centavo viendo la cara al derecho y le da vuelta (simulando los puntos cardinales) de norte a sur, el escudo también quedará al derecho; si le da vuelta de este a oeste el escudo quedará de cabeza. Las medallas son al contrario: al rotarlas de este a oeste quedan al derecho.

   El costo de hacer las monedas en Guatemala es tan alto que nuestra Casa de la Moneda tuvo que cerrar y ahora las acuñamos en otros países.  En 1994 se acuñó en México una edición de centavos que por error fueron hechos como las medallas y se les conoce como centavos medalleros; éstos no solamente equivalen a centavos de dólar; tienen un valor adicional determinado por su rareza; le recomiendo que comience a buscarlos y que de ahora en adelante trate con más respeto a los centavos.

Category:
  Economía
this post was shared 0 times
 000

Leave a Reply

Your email address will not be published.