All
0
Crítica
0
DESARROLLO SOSTENIBLE
0
Economía
0
EMPRENDIMIENTO
0
Entrevistas
0
Escritos
0
Eventos
0
Eventos 2015
0
Eventos 2016
0
Eventos 2017
0
Eventos 2018
0
Eventos 2019
0
Eventos en Proceso
0
Eventos Realizados
0
Eventos Realizados 2010
0
Eventos Realizados 2011
0
Eventos Realizados 2012
0
Eventos Realizados 2013
0
Eventos Realizados 2014
0
Eventos Realizados 2015
0
Eventos Realizados 2016
0
EXPOS COLECTIVAS
0
EXPOS COLECTIVAS
0
EXPOS COLECTIVAS
0
EXPOS COLECTIVAS
0
Expresión de mis Obras
0
Expression of my Works
0
Geopolítica
0
Infraestructura
0
Leyes
0
Noticias
0
Noticias del 2010
0
Noticias del 2011
0
Noticias del 2012
0
Noticias del 2013
0
Noticias del 2014
0
Poster
0
Sin categoría
0
SOBRE LA OBRA DE PEPO
0
Valores
0

Los nuevos “Pepoglifos” de José Toledo

18 mayo, 2021
El conjunto escultórico ubicado en la zona 14 da continuidad a una serie que se inició hace cuatro años. Un padre, una madre, un niño y su perro. Estos son los elementos que conforman La Familia II.  El conjunto escultórico ubicado en la 18 calle y 5a avenida de la zona 14 forma parte de la serie Pepoglifos del artista José Pepo Toledo.  Esta es la quinta obra pública de la colección que Toledo inició en mayo de 2017. La elaboración de esta escultura fue apoyada por los vecinos del edificio Tiffany 5 y la Municipalidad de Guatemala. El conjunto escultórico mide 9×2 m, más una base. El término Pepoglifo surge como fusión del hipocorístico del artista Pepo y la palabra griega glýfō (grabar), que según señala Toledo, se aplica a signos escritos o pintados y a los glifos mayas.  “Los usados en el Antiguo Egipto se llaman jeroglíficos, los grabados en roca, y los que vemos aquí, Pepoglifos”, indica.    El origen de la serie Los Pepoglifos se iniciaron con la inauguración de la obra Hiperarchiultramegamicromacrocosmos, en el observatorio astronómico SIGGI, de San Miguel Dueñas, el 10 de mayo de 2017. En ese proyecto Toledo contribuyó tanto con el diseño arquitectónico del edificio como en su mural.  La segunda obra pública de esta serie fue La familia I, que fue inaugurada en 2018, en el centro cultural de Santo Domingo del Cerro. Esta obra acaba de ser remozada.   Ese mismo año, también se develaron Pepoglifos arqueológicos tanto en la sala Quiroa, del Paseo de Museos de La Antigua Guatemala, como de Santo Domingo del Cerro.  Exposiciones  La serie Pepoglifos también ha presentado exposiciones en espacios culturales como Santo Domingo del Cerro, Torre Caprese, la Escuela Nacional de Artes Plásticas Rafael Rodríguez Padilla, el Centro Cultural Universitario, la Rectoría de la Universidad de San Carlos y el Museo de la Universidad de San Carlos. Además, junto con la Universidad de San Carlos se llevó la muestra a Jacaltenango, Huehuetenango. También se presentó en la Universidad John Brown, en Arkansas, Estados Unidos.

Pepo Toledo: “Mientras tengas oportunidad, nunca dejes de cometer un disparate” – Por Maurizio Colombo

10 septiembre, 2020
Pepo Toledo: “Mientras tengas oportunidad, nunca dejes de cometer un disparate” Por Maurizio Colombo – Prensa Libre Pepo Toledo expuso escultura por primera vez en julio del 2010 . Esta ha sido una década que ha marcado la historia del arte en esta rama, pero su talento y trayectoria no se limitan a ello. Conozca más de él en esta entrevista que le hizo su amigo Maurizio Colombo. Una conversación entre artistas.   Describir Pepo Toledo es relativamente fácil y al mismo tiempo es complicado; fácil porque Pepo es un caballero muy cordial siempre disponible, generoso, garbado, muy atento y con la rara virtud de donar su tiempo para escuchar con interés y atención a su interlocutor. Complicado porque es marcado por los estigmas de arte, pero al mismo tiempo un iluminado mecenas que apoya y ayuda a otros artistas o a nobles causas con necesidades sociales. Y las dos cosas y los motivos se confunden. Es diseñador proyectista y escultor, promotor cultural, editor de finas monografías artísticas, escritor y teórico de arte, suficiente para enredarse y perderse, pero Pepo tiene el don del equilibrio y sabe muy bien en cual planeta navegan sus proyectos y expectativas. Sus obras se caracterizan por la precisión y la geometría y sobre todo, por la continua experimentación sea en las teorías de las formas, en los conceptos, como la experimentación de los materiales, en los módulos y los colores. Todo lo que se descubre en sus obras es una persecución, un diálogo continuo entre opuestos que se complementan entre sí: vacío, completo, geométrico, formas y significado, estática y movimiento. Aquellos que observan las obras de Pepo descubren y obtienen un fruto directo e inmediato: son obras que se revelan y llenan instantáneamente, al mismo tiempo majestuosas y sorprendentes, pero tan ligeras, complejas pero simples. Como él. La obra de Pepo tiene el gran privilegio que no necesita explicaciones de palabras “cultas”, o conceptos complicados.  Es la que vale y es.  No hay que esperar a un crítico o a que él la explique; el arte por sí mismo debe resonar internamente y agitar emociones y quizás añoranzas, y cuando es así cumple con su premisa y misión: emocionar.   Mi amistad con Pepo es de más de 30 años.  Nos cruzamos y coincidimos en varios y estimulantes proyectos, al final nuestras almas se juntaron para tocar la misma melodía: la del Arte. La mejor manera de conocer a Pepo es conversar con él. También soy artista por lo tanto estoy confiado en hacerles unas preguntas de artista a artista. Empezamos con la pregunta más obvia ¿puedes relatar sobre tus primeros pasos en el mundo de las arte y por qué la escultura? Desde pequeño me gustaba dibujar.  Quizás una premonición de lo que sería mi destino. Me gustaba leer, escuchar música clásica y hacer poemas. Fue una época de estímulos, visiones, mucha curiosidad y sobre todo muchas ganas de experimentar.  Siempre estuve involucrado con el arte de una forma u otra. El arte refleja

X aniversario / PepoToleo por Redaccion DCA

10 septiembre, 2020
Hace una década, el artista visual sumó la escultura a su repertorio. Hace 10 años, un 3 de julio, José Toledo le otorgó un nuevo matiz a su carrera visual agregando a su repertorio lo escultórico. Como estudioso y teórico de las artes, su trabajo se fundamenta desde una sólida base conceptual, basamento que redunda en trabajos materializados en el territorio de una rigurosa investigación y procesos evolucionados a partir de sus propios hallazgos. No quiere decir esto, sin embargo, que su obra necesite de un documento que la explique, ya que su estética habla por sí sola. En todo caso, es importante tomar en cuenta que toda su investigación es el referente que lo lleva al producto final: el objeto como idea conclusa. Estímulos infinitos Inquieto, incansable, disciplinado, Toledo ha transitado por una senda en la que confluyen infinidad de estímulos. Hombre de familia, sí. Es un patriarca cuyas luces han alcanzado a iluminar inclusive a sus amigos; tiene un corazón bondadoso. Como creador, ha fluido a la par de los mejores de su tiempo. En lo intelectual, ha generado ideas cuyos registros aportan a las bases teóricas e históricas de lo visual. Y, en el territorio crítico, sus manifiestos golpean con holgura la mediocridad, lo superficial y la farsa curatorial. Todo ello, con argumentos bien fundamentados. Y no es que no haya navegado por lenguajes y medios contemporáneos, virtudes que, en su conjunto, definen su personalidad creativa. “Arte, espacio y energía” surgen como respuesta “a la batalla de las formas en constante cambio, en frágil estabilidad y en continua transición hacia nuevas formas”. Punto de partida del cómo, sus piezas, son originadas por una constante trasformación que se va desvelando en cada nueva producción. También aprecia, como materia a reevaluar, elementos pertenecientes a otras realidades para otorgarles valores que los hacen pertenecer a la propuesta y no a su referencia anterior. Por ejemplo, piezas de automóviles que son colectadas no desde la chatarra sino “puestas a valer”, por la belleza intrínseca de sus formas. Esto se traduce en una nueva lectura de su significado, aprovechando la estética que esta ofrece.   Ángel de la paz, Circuito de las Naciones, Ciudad de México. Su tesis sobre la “energía prisionera y energía liberada” se fundamenta en la dicotomía de lo antagónico y su paradójico complemento sostenible por energías opositoras. En el caso de Toledo, su energía liberada se expande a través de puntos de fuga que, los más imaginativos, pueden intuir hasta el infinito. Entre estas obras relucen las series de los Bosques urbanos y las Abstracciones neurológicas, entre las que destaca el monumento público en la Carretera Interamericana Acción rotaria de buena voluntad marcando la diferencia, y otras más. Con sus trabajos sobre lámina renuncia a la densidad de la masa para acercarse a lo que él denomina “el vacío entre volúmenes”. En este sentido, el artista se interesa en terceros y cuartos espacios, expandiendo idealmente su visión en atmósferas superpuestas en círculos concéntricos. Más adelante, el quinto espacio
Load more