Ética y ganancias

By admin 2 años ago
Home  /  EMPRENDIMIENTO  /  Ética y ganancias

Ética y ganancias   por: José Toledo Ordóñez

Empresa    4MY94

    A muchos les parecerá que el título de este artículo es incongruente. Tal vez dichos populares como “pobre pero honrado” nos hacen pensar que la forma más rápida de hacerse rico es proceder inmoralmente. Cuando hablamos de falta de ética en el ámbito empresarial lo primero que se nos viene a la mente son los empresarios que dan mordidas, venden libras de 14 onzas, cobran a los clientes reparaciones innecesarias, abusan de los accionistas cargando gastos personales a la empresa, etcétera.  Otros peores negocian privilegios en contubernio con los gobiernos para obtener protección para sus productos en detrimento del público consumidor. Los empleados también tienen su pecado. Muchos les restan importancia al robo con frases como “la empresa aguanta” o “no lo van a notar”. Otros cometen el robo tal vez más perjudicial a la empresa: el robo de tiempo. Los sindicatos también buscan privilegios para justificar su existencia a costillas de la cantidad de puestos de trabajo. Lamentablemente esta actitud ha trascendido al ámbito familiar, donde los padres enseñan a sus hijos lo que llamo la cultura del ventajismo. La consigna es obtener ventaja del prójimo.

    En realidad, el concepto de ética empresarial va mucho más allá de dejar por un

lado estas prácticas inmorales. Un empresario ético responde al reto de lograr conjugar la ganancia económica con la «ganancia social». Produce bienes y servicios que satisfacen a la sociedad y generan el máximo valor agregado. Contribuye al desarrollo integral de los miembros de la sociedad en que se desenvuelve propiciando el bien común. Actúa subsidiariamente con sus socios y solidariamente con las demás agrupaciones sociales. Las ideologías que prescinden del valor individual de la persona como fundamento de la sociedad no tienen cabida dentro de este concepto. Es alentador ver que en Guatemala hay

un crecido número de empresarios modernos y exitosos que practican una nueva

cultura corporativa basada en la moralidad. El empresario ético sabe que el servicio al cliente comienza por el cuidado al empleado. Está consciente de que un servicio al cliente excepcional requiere de gente excepcional.  Aquí cabe la pregunta: ¿Qué voy a obtener con aumentar sueldos? Cuidar del empleado no significa aumentar sus ingresos en forma paternalista. Esto hasta puede llegar a ser denigrante y la respuesta no va a ser necesariamente un mayor rendimiento. La clave está en hacerlo participar de las ganancias de la empresa. Basta darle al empleado la oportunidad para aumentar sus ingresos. Esto puede o no puede ser a través de acciones. Una sociedad puede tomar muchas formas, como por ejemplo una comisión o pago a destajo. De esta forma los intereses del empleado y la empresa serán los mismos.

    Los empresarios “ventajistas” que describimos al principio de este artículo están

enfocados en obtener ganancias a corto plazo. Prefieren comerse a la oveja. El

empresario ético al que nos acabamos de referir producirá ganancias a largo plazo. Cada año podrá trasquilar a la oveja. La sobrevivencia de su empresa está asegurada.  Está listo para enfrentar el reto de la globalización.

    Recordemos la fábula de la liebre y la tortuga ¿Pueden los “buenos” ganar la

carrera? Al final son los únicos que terminan. De allí el dicho: “más vale despacio

pero con buena letra». La fórmula es muy simple: empleados satisfechos se traducen en clientes satisfechos. Clientes satisfechos se traducen en ventas repetidas. Después de esto la productividad y las ganancias vienen solas. Ser bueno es compatible con hacer las cosas bien. Concluyendo, practicar la ética es un negocio rentable.

    Hoy se celebra el Primer Congreso de Ética Empresarial bajo el tema: “El empresario, la comunidad y el reto del tercer milenio. Felicitamos al Instituto

para la Promoción de la Responsabilidad Social (IPRES) por este esfuerzo por lograr la eficiencia y humanización de las empresas dentro del marco de la Doctrina Social de la Iglesia.

Category:
  EMPRENDIMIENTO
this post was shared 0 times
 000