Aproximación a la sonrisa en la pintura

 
Presentación por José Toledo,  10JL08
 

La aproximación a la sonrisa en la pintura es una más de las geniales inquietudes del maestro Efraín  Recinos, quien parece las saca una a una de una caja de sorpresas que no tiene fondo.

El universo de su investigación es el siguiente: 15,522 obras, 416 artistas y solamente 319 sonrisas que equivalen a apenas 2.615%.

Puedo añadir que su humilde biblioteca personal es de más de 10,000 volúmenes.

Haremos un recorrido desde las culturas antiguas hasta la época moderna aterrizando con los pintores guatemaltecos.

Conoceremos sonrisas de todo tipo: de decoro, obscenas, de deseo, de sabiduría, de engaño, de sarcasmo, la sonrisa cruel, y finalmente la sonrisa de alegría.

¿Por qué, entre tantos tipos de sonrisas, solamente uno es de alegría?

¿Por qué tan pocas sonrisas en la historia?

¿Es el ser humano triste?

¿Somos más alegres los guatemaltecos?

¿Será porque pocos pintores se atrevían a dibujar dientes?

Tal vez por eso relegaron el uso de la sonrisa para representar borrachos, personajes obscenos, vagabundos y rufianes entre otros. O tal vez, por las reglas de urbanidad, que desde un inicio consideraban vulgar el carcajearse o reírse.

¿Los animales sonríen?

¿Podemos sonreír con los ojos?

Efraín  Recinos te ayudará a encontrar las respuestas en esta documental.

El mundo del arte ha cambiado dramáticamente.

Ante las impactantes experiencias de las vanguardias, muchos han decretado la muerte del arte.

Las galerías  exponen excremento y cadáveres plastificados sin piel. El body-art se ha enfocado en performances de  “artistas” cortándose la cara, perforándose los labios o  mutilándose en vivo

Los espectadores, perplejos y desconcertados son acusados de no entender las nuevas propuestas. Se ven obligados a decidir, como pueden, si lo que ven es una obra de arte.

Acuden a las exposiciones en gran cantidad, tal vez movidos  por la curiosidad o la morbosidad.  Comentan con cautela por miedo a ser tachados de ignorantes.

El arte dejó de ser bello, equilibrado y permanente. Se convirtió en un espectáculo generalmente grotesco y muchas veces  repulsivo, que  luego pasa a ser un objeto de mercado que rechaza los códigos de la moral.

Estamos de acuerdo en que corrientes vanguardistas históricas ahora aceptadas fueron provocadoras en su época: El expresionismo, el fauvismo, el dadá, el cubismo, el surrealismo, el futurismo.

Pero, ¿se ha llegado al límite?  ¿Se trata de destruir lo anterior para imponer nuevas ideas?

Los criterios visuales ya no son suficientes para distinguir las obras. Ahora se valoran la historia de la obra y el concepto.

Los pintores abstractos eliminaron la figura e hicieron valer la pintura por sí misma.  Ahora desaparece el cuadro. Las obras son tan impactantes, despiadadas y furiosas,  como efímeras: performanceshappenings e instalaciones. No se pueden llevar a casa.

La mayoría de curadores de las bienales compraron estos conceptos. En lugar de crear una categoría aparte, han llegado al extremo de descalificar la totalidad de las obras de una bienal “ante la falta de nuevas propuestas”.

No solamente el mundo está convulsionado. El arte también.  Mientras todo esto sucede, Efraín  Recinos les presenta la aproximación a la sonrisa en la pintura.

Category:
  Arte y Cultura
this post was shared 0 times
 000